Artículos y Entrevistas

Artículos

Con agradecimiento a mi maestro Bert Hellinger

Quiero presentarte a este hombre escepcional Bert Hellinger y su trabajo.

El es el creador de una terapia breve que se encuadra dentro de la terapia sistémica familiar conocida como Constelaciones Familiares (posicionamiento familiar).

Según sus propias palabras "Constelaciones Familiares no es psicoterapia (...) La esencia de este trabajo es tomar la vida tal y como es. Muchos terapeutas quieren corregir algo. No hacemos eso aquí"

Bert Hellinger, (Baden, Alemania, 1925) teólogo y filósofo alemán, considera a sus padres y a su niñez en casa la primera, mayor y principal influencia de todo su trabajo.

 Su particular manera de ver la fé le proporcionó a toda su familia una inmunidad en contra de las creencias distorsionadas del  nazismo. Debido a sus repetidas ausencias en las reuniones de la Organización de Hitler para la Juventud y su participación en una organización juvenil católica (ilegal), fue clasificado por la Gestapo como “Sospechoso de ser un enemigo de la gente”. Su huida de la Gestapo fue paradógicamente posible cuando fue emboscado. Con tan solo 17 años, se volvió soldado, experimentó la realidad del combate, la captura, la derrota, y fue hecho prisionero de guerra en Bélgica. Hellinger había deseado convertirse en sacerdote durante toda su niñez. A los 20 años, ya liberado, entró en una orden católica religiosa y empezó un nuevo y largo proceso de purificación silenciosa del cuerpo, mente y espiritu; estudiando, contemplando y meditando.

Vivió 16 años en Sudáfrica como misionero católico entre los zulúes. Dirigía una escuela grande, donde enseñaba y era el sacerdote de una parroquia simultáneamente. Esta experiencia influyó también poderosamente en su trabajo.
A su regreso a Europa, se entrenó en terapia Gestalt, se formó como psicoanalista en Viena y con Janov en la terapia primal. Posteriormente se dedicó a la Terapia Familiar Sistémica y entró en contacto con el “orden original” de los sistemas, desarrollando su propio método con las constelaciones familiares. El trabajo de Milton Erickson tuvo una gran influencia en su trabajo, y finalmente incluyó la Progamación Neurolingüïstica en su enfoque.

 

Yo tuve la suerte de verlo trabajar y de formarme con él entre 2005 y 2010 y me cambió mi visión de la vida y de las relaciones humanas.

Estamos hechos de los genes de todo nuestro sistema familiar biológico. El campo mórfico de nuestra familia nos transmite todas las vivencias de las generaciones anteriores , transfiriéndonos como dones todas las vivencias positivas y como lastre, a veces dramático, las vivencias como recha

zo, enfermedad, muerte violenta, desprecio, injusticia, abandono, despojamiento, exilio, culpa no asumida, etc.

Sabemos ahora que estamos todos vinculados, vivos y muertos. Que estamos dirigidos, sin saberlo, para vivir y compensar todo lo que nuestros ancestros dejaron pendiente y que muchos de nuestros comportamientos y decisiones están ligados a unas fidelidades o deudas invisibles.

El trabajo de Constelaciones mira esta red de vínculos en la que todas las personas estamos insertadas y clarifica la dirección del amor de manera que se oriente al desarrollo y al crecimiento; y pueda renunciar a manifestarse en síntomas, limitaciones y desdichas. La principal aportación de Bert Hellinger es la explicitación de los Órdenes del Amor, 

Sostenida en la idea de que el Amor crece y florece dentro de un Orden que da a cada miembro de la familia o del sistema, un lugar de dignidad y respeto. Todos somos miembros de una familia y estamos ligados por rofundos lazos de amor y lealtad. En muchos casos, este amor que nos puede llevar a la felicidad, nos puede traer desdicha e incluso enfermedad.

Bert Hellinger observó, a lo largo de su trabajo con sistemas familiares, las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones trágicas de una generación a la siguiente: la muerte temprana de un miembro de la familia; cuando alguien fue expulsado u olvidado, o se le negó la pertenencia; cuando hay injusticias y desequilibrios en el balance entre el dar y el tomar; la dinámica de seguir a la muerte a otras personas; querer morir y llevar cargas en lugar de otros; expiaciones de culpas de anteriores; movimientos amorosos interrumpidos hacia los padres; etc. 

Estos son hechos, entre otros, que pueden tener efectos en las generaciones posteriores de manera totalmente inconsciente, como también ser la base de muchas neurosis. En el trabajo de Constelaciones Familiares las dinámicas e implicaciones que generan desdicha salen a la luz y, al restablecer los Ordenes del Amor, aparecen soluciones que hacen fluir el amor para el bienestar y alivio de todos los miembros de una familia.

Cuando hacer una constelación

Una constelación familiar se crea cuando una persona quiere aclarar un tema específico de su vida. Se puede trabajar en sesión individual apoyándonos en muñecos ó en sesión de grupo.

En la sesión de grupo se reúne un grupo de personas, todas ellas diferentes, con distintas inquietudes y dilemas a resolver, y se crea un círculo en el cual se dará lugar a las constelaciones de aquellos que lo soliciten, y dentro del cual quedarán todos los secretos e intimidades protegidos por el respeto y el amor.

Esta persona expone ante el grupo su tema y a partir de aquí, y guiado por su intuición, elige a distintos miembros del grupo como representantes de las personas que forman su estructura familiar. A continuación coloca y relaciona los representantes en el centro de la sala. Hecho esto la constelación cobra vida de forma que los representantes comienzan a sentir las emociones, miedos y deseos de las personas a quienes representan.

 

 

Con este método el origen del desorden sale a la luz. De modo admirable y sorprendente, la verdadera historia de la familia se manifiesta y expresa viéndose con claridad por primera vez. El facilitador va guiando a las personas hasta una constelación (posición) final donde cada cual toma la responsabilidad que le corresponde.

Estas constelaciones no sólo explican y resuelven casos individuales, nos permiten también comprender las leyes invisibles que rigen nuestras relaciones.

 

A quién beneficia

 

En casi todas las familias hay ciertos hechos que tienen un profundo impacto residual en todos sus miembros, perturbando la armonía familiar.Todo niño está conectado a una familia y adopta ciertos roles en la estructura familiar. Todos los miembros de la familia, incluyendo aquellos que están ausentes por muerte y separación, están energéticamente presentes en la estructura familiar y afectan a los otros miembros.

 

 

Recreando la estructura o constelación de la familia, las relaciones dentro del sistema pueden aclararse. Los participantes pueden ver como las dinámicas no resueltas han estado afectándoles desde la infancia.

Con este trabajo se logran, una y otra vez, traer a la luz lo oculto y hacer visible la causa de determinados conflictos. La realidad aceptada es liberadora, disuelve las implicaciones en viejas ilusiones y abre paso a la reconciliación. De esta manera la perspectiva se amplía y con ella también la responsabilidad.

 

La sesión individual

 

Las Constelaciones Familiares se aplican también en Terapia Individual y son tan eficaces como cuando desplegamos una Constelación Familiar en Grupo.

En esta modalidad, trabajamos con la persona que viene a la consulta y sustituimos a los representantes por muñecos sobre una mesa ó marcadores en el suelo (folios, cartulinas ó fieltros).

 

El trabajo en sesión individual nos permite ampliar el conocimiento que tenemos de nosotros, abordar situaciones o conflictos que nos generan ansiedad y malestar. A veces son un paso previo a una Constelación Grupal y tienen la misma fuerza sanadora. Este formato también es útil cuando a nivel empresarial es necesaria cierta confidencialidad.

 

 

María Adela Miguélez Cruces, 1 de diciembre  de 2015

 

Suscríbete a nuestro newsletters

Síguenos en...

Síguenos en Facebook...Síguenos en Twitter...Síguenos en Linkedin...Síguenos en GOOGLE+Síguenos en YoutubeContáctanos por whatsapp